El Ayuntamiento de Pájara inicia las actuaciones para salvar el palmeral de Costa Calma

A comienzos de febrero, el Consistorio empezó a dar respuesta a un problema histórico que afecta a gran parte de las más de 7.000 palmeras de la zona

El Ayuntamiento de Pájara inició a comienzos de febrero unas actuaciones destinadas a salvar el palmeral de Costa Calma, una localidad conocida por albergar más de 7.000 palmeras, de las cuales el 80% han sido diagnosticadas con algún deterioro, con plagas o muertas.

El Consistorio contrató a la empresa Centro de Jardinería de La Lajita SL para comenzar, con carácter de urgencia, los servicios necesarios para la retirada de las palmáceas muertas, traslado al vertedero de los residuos obtenidos, tanto de la retirada, como aquellos que están presentes en el suelo.

El alcalde de Pájara, Pedro Armas, calificó esto como “un momento histórico” para el municipio y para la población de Costa Calma, “quienes llevaban años esperando que este punto verde único en la Isla recibiera los cuidados necesarios y acordados hace años con la empresa concesionaria”.

“Hace meses enviamos un escrito a la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias para trabajar de la mano en la realización de un estudio previo a las actuaciones y para atajar posibles problemas que encontremos. En ese sentido, agradecemos la predisposición del Ejecutivo regional y confiamos en que actuar en los puntos donde la caída de palmeras puede suponer un riesgo para la ciudadanía”, detalló Armas.

Al respecto, el concejal de Medio Ambiente y encargado de supervisar estas actuaciones, Rodrigo Berdullas, explicó que el informe emitido por GMR es el punto de partida para llevar a cabo los tratamientos adecuados para las palmeras, con el fin de salvar la vegetación que no presenta un deterioro muy avanzado o que no está muerta, mientras que el Ayuntamiento ya ha empezado a actuar para podar las plantas y para limpiar la zona de palmeras muertas y de restos que se han acumulado.

“Numerosas personas y colectivos se han quejado del estado de una de las joyas de Costa Calma, alegando que la falta de riego y el descuido han dejado la zona abandonada. Es por eso que, tal como advertimos en su momento a la entidad responsable, al no haberse atendido el palmeral, tomamos cartas en el asunto y hemos procedido a la ejecución subsidiaria de las actuaciones necesarias”, añadió el concejal.

La empresa Gestión del Medio Rural de Canarias (GMR), dependiente de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, determinó que el 70% de las palmeras inspeccionadas presentan presencia de plaga, predominantemente Diocalandra frumenti. Asimismo, el 10% de las palmeras examinadas presentaban pudriciones compatibles con presencia de hongos, 300 de los ejemplares estaban muertos, y se observó gran cantidad de restos de podas afectadas por plagas sin retirar repartidos por toda la zona visualizada.