Espacios protegidos

Monumento Natural de Ajuy

Según los geólogos es el lugar más antiguo del Archipiélago y, en consecuencia, el espacio que primero emergió como consecuencia de las erupciones del volcán submarino que dará vida al Archipiélago. El estudio de las arenas de cuarzo y de los fondos marinos le otorgan una antigüedad superior a los 100 millones de años, correspondiendo a la época del cretácico.

Se han detectado restos fósiles de caracoles y de pardelas de una especie ya extinguida.

Parque Rural de Betancuria

Espacio natural protegido compartido por cinco municipios, con una parte sustancial de la misma en el Municipio de Betancuria ( 9.452’5 Has), Puerto del Rosario (3.089 Has) y Pájara (3.054’3 Has).

Protegible por su singularidad geológica y su morfología paisajística.

Vegetación de matorral de aulagas y plantas espiniscentes, que se completa con los palmerales y tarajales del barranco de las Peñitas. El Morro de la Cruz presente una inusual riqueza florística, de especies rupícolas ( tabaiba dulce, jorada, etc.).

Los humedales de la presa de las Peñitas o Los Molinos es el hábitat de la polla de agua (gallinula ehloropus) y de la focha común (fulica atra). El Barranco de Ajuí-Las Peñitas acoge nidos de guirres y la costa permite varificar la existencia de nidos de águilas pescadoras y colonias de pardelas.

Existen restos de sedimentos marinos del Puerto de la Peña y de civilización indígena.

Parque Natural de Jandía

Superposición de coladas sálicas y básicas, con las máximas elevaciones de la Isla y con un Arco de Cofete considerado como una de las panorámicas más espectaculares de Canarias.

Un rico hábitat florístico y faunístico: subutícola ( El Jable), halófilo, llanuras pedregosas, barrancos, vaguadas y cumbres.

Plantas halófilas tales como la «uvilla de mar sahariana» y el «zygophyllam gaetulum», a los que debemos unir otros endemismos tales como la «magarza de Jandía», el «taginaste» y el cardón de Jandía ( euphorbia handiensis).

Una fauna riquísima entre las que destaca el guirre, el halcón de Berbería, la hubra y la tarabilla ( esta última, endémica).

La existencia de importantes yacimientos de fauna marina del Cuaternario, entre los que destacan los referidos a especies de pardelas extinguidas hace más de 25.000 años ( puffimus holei).

Pequeños bosques de tarajales y palmeras, que completan un » rico espacio botánico», como define a ésta Península David Bramwell.

Monumento Natural Montaña Cardón

Área con importantes vestigios indígenas, que parecen corresponder al carácter religioso de ésta montaña.

Especies importantes: col de risco, cerrajón, cardón y jorga ( esta última, endémica).

Sitio de Interés Científico del Matorral

Se trata de un importante saladar que conserva diferenets especies halófilas, tales como los matos, brusquilla y uvilla.

Es un espacio que requiere una singular protección por ubicarse en una zona de playa muy visitada.